Cusco, 6 de febrero del 2001

Era mi segundo viaje transoceánico a favor del reloj: según me había ido acercando a mi destino peruano, mi día se había ido alargando hasta alcanzar las 31 hrs.

Además de mi mochila, llevaba dos cajas de libros que tuve que empujar en dos transbordos internacionales porque no tenía dólares para los carritos de los aeropuertos, cosa que me ha pasado más veces a lo largo de los años (eso y tener el DNI caducado al embarcar, glubs).

Aterricé en el aeropuerto Teniente Alejandro Velasco Astete del Cusco al mediodía y a 3310 metros sobre el nivel del mar: solo volando había estado tan alto, y estaba agotada.

Guardo recuerdos muy nítidos de ese día. Como la mezcla de expectación y miedo que sentí en una de mis nuevas colegas. Joven, alegre, brillante, con una espesa cabellera larga y rizada, recién licenciada, no podía ocultar su nerviosismo al tomar la única escalera mecánica que había en la ciudad entonces, la del aeropuerto. Yo tomaba el metro (y sus escaleras mecánicas) sola desde los 12 años, y me costaba creer lo que estaba viendo.

Cansada y todo, no me resistí al paseo por la ciudad que me ofreció el responsable del equipo antes de llevarme a descansar: subida en la parte de atrás de su pick-up roja, con mi pelo revuelto por el aire y el viaje, escuchaba todo lo atentamente que podía a mis nuevos compañeros. Aquí la Plaza de Armas, aquí la de Nazarenas. Pero no retenía nada porque no podía dar crédito a lo que veía: estaba en lo que, a mis ojos, era la ciudad más gay-friendly del mundo mundial, años antes de conocer este concepto (y muchos años antes más de resultar obsoleto). 

Mi hermano había salido del armario a principios de los 90, y acompañarle a la celebración del orgullo (gay) se había convertido en una costumbre fraternal. Entonces, en Madrid apenas desfilábamos suficientes personas para evitar que la enorme bandera de colores que sujetábamos sobre nuestras cabezas subiera por la Gran Vía sin tocar el suelo. Y ahí estaba yo, en este otro entonces, viendo decenas de banderas del arcoiris hondeando orgullosamente por todo el centro histórico del Cusco: en restaurantes, hoteles, organismos oficiales, plazas... Sencillamente, yo alucinaba. Tanto que ni pregunté: quise creérmelo y a nadie se le ocurrió explicarme que aquella era la bandera del Cusco. Lo descubrí por mí misma después.

Lo que aún no entendía del todo es que, en los siguientes meses, iba a vivir otras muchas experiencias que me incitarían a mirar con otros ojos y escuchar con otros oídos. El espacio tiempo que compartí con este equipo, cuya tasa de extranjeros creció exponencialmente con mi llegada, cambió radicalmente mi percepción del mundo y de mí misma.

Experiencias simples que pondrían en evidencia la amplitud y la diversidad de la brecha socio-cultural entre nosotr@s. Como cuando me acompañaron a visitar a la vicecónsul española, que vivía en uno de los poquísimos edificios altos de la ciudad, y otro de mis compañeros subió por primera vez a un ascensor. O cuando decidí irme tras 2 horas de espera y antes de que llegarán los primeros asistentes a una reunión. No exagero: hablo de 2 hr de reloj de retraso, y de la expectativa de que yo siguiera esperando más aún.

Yo, simplemente, no estaba preparada para comprender de una el valor de la (im)puntualidad, ni muchos otros valores en el contexto cusqueño. No conocía aún la biblia de izquierdas, en referencia al libro "Las venas abiertas de Latinoamérica" de Eduardo Galeano, ni había oído hablar aún de Túpac Amaru, ni del inca Garcilaso, ni de Sendero Luminoso, ni de Alán García, ni de Fujimori siquiera... ¡tanto me quedaba por descubrir! Pero me consideraba joven, culta y viajera, y creía saber todo lo importante ya.

Me incorporaba por un periodo de 9 meses al equipo cusqueño de la ong para la que estaba trabajando. El responsable del equipo era un ilustre hijo predilecto del Cusco, respetado dentro y fuera de contextos académicos, pero tenía unas creencias inamovibles e inconscientes sobre la relación entre la posesión de un pasaporte español actual y el destino del imperio incaico siglos antes. Se refería a mí con expresiones como "princesa conquistadora", lo que me resultaba simpático (yo era de ciencias, la historia nunca me gustó particularmente) y solo más tarde comprendí que había marcado el norte a la actitud de los miembros del equipo hacia mí, en particular de aquellos que asistían a sus clases de antropología en la Universidad San Antonio Abad del Cusco.

Fue justo a uno de estos estudiantes voluntarios, que con el tiempo se convertiría en un gran amigo, a quien sentí pronto la necesidad de recordar que habían sido sus ancestros, y no los míos, los que había atravesado el Atlántico, procedentes de la Península Ibérica. Me codeaba con la flor y nata de la ciudad imperial y yo procedo de un barrio obrero, y las actitudes agresivo-pasivas no eran mi fuerte, por así decirlo. Y aunque aprendí a descifrarlas (y usarlas), siguen sin ser santo de mi devoción, a decir verdad.

En aquel espacio tiempo aprendí que yo sabía poner límites sostenibles y la vida me dio la oportunidad de practicar este don.

TE ACABO DE COMPARTIR RECUERDOS DE MI PRIMERA VISITA A LOS ANDES.

SIGUE BAJANDO PARA CONOCER EL ENCUENTRO QUE HE CREADO PARA HOMENAJEAR A LA COSMOVIVENCIA ANDINA

"Nuev@s guardian@s de la tierra vendrán de occidente y aquell@s que han causado un impacto mayor en la Madre Tierra ahora tienen la responsabilidad de rehacer la relación con Ella, después de rehacerse a sí mism@s" 

Mensaje de la nación Q'eros

Patio de El Arte Sano, Urubamba

ENCUENTRO DE LA PACHAMAMA

una ofrenda de agradecimiento a la Madre Tierra

irradiando desde el Valle Sagrado de los Incas (Perú) hacia todas las direcciones del planeta

En la cordillera de los Andes y otras regiones próximas de Latinoamérica, el día 1 de agosto se celebra el Día de la Pachamama (en quechua, una lengua andina, pacha es espacio tiempo y mama es madre). Durante todo el mes de agosto los runas (en quechua, seres humanos) rinden homenaje y agradecen esta deidad andina, equivalente en español a la Madre Tierra Cósmica.

En el encuentro de la Pachamama nos hemos reunido 15 runas a rendirle homenaje. Somos terapeutas holísticos y artistas plásticos, emprendedor@s y profesionales de la educación y de la salud, madres y padres, hijos e hijas que te compartimos cómo la cosmovivencia andina atraviesa nuestros pensamientos, palabras y acciones para promover sostenibilidad planetaria, social y personal, y cómo tu vida puede mejorar también con esta concepción del mundo. 

Regístrate ahora y accede a todo el material que he preparado para ti en esta ofrenda de agradecimiento a la Pachamama

Descubre qué implica ser tierra y ser de la tierra desde el Valle

¿Buscas otras maneras de relacionarte con la tierra y su protección?

¿Te sientes en desconexión y necesitas inspiración para regresar al presente?

¿Te gustaría tener otra vinculación con el lugar y el tiempo que habitas? 

¿Quieres descubrirte y sostenerte como realmente eres?


Si te respondes  a alguna de estas preguntas, este encuentro virtual es para ti

¿QUÉ PUEDE HACER POR TI EL ENCUENTRO DE LA PACHAMAMA?


En esta ofrenda de agradecimiento se te va a desvelar cómo:

🌱 conectar desde tu esencia contigo mism@, con l@s demás y con el planeta desde quien eres y desde donde estás

🌱 pasar de no-sé-qué-puedo-hacer a todo-fluye-con-facilidad

🌱 sentirte en paz y en unidad con el todo, sin juicio ni culpa

Obra de Christian Quispe

Obra de Joel Antonio Pacaya Armas, Garrita

Consigue esta misión en compañía de 15 seres humanos que, procedentes de 7 países diferentes y transformados por el Valle Sagrado, expanden su servicio planetario por el mundo con alegría y compromiso. Conoce soluciones, enseñanzas y herramientas que realmente funcionan: las comparten contigo para que puedas aplicarlas y mejorar tu conexión con la tierra desde ahora mismo.

Obra de Catalina Cabrera

Esta serie de charlas inspiracionales está creada para que descubras paso a paso cómo vincularte contigo mism@, con l@s demás y con el planeta desde un lugar más respetuoso y amable y para que disfrutes en agradecimiento de dar, darte, recibir y recibirte lo que mejor en cada momento y en cada lugar.

Expande tus sentidos y libera  tus poderes terráqueos: eres tierra y eres de la tierra.

Obra de Christian Quispe

Obra de cristine Müller Takua

Conoce mejor el lugar que habitas y te habita

Aprenderemos a sentir a la tierra como algo propio, y no externo a nosotr@s. Más que nuestra casa, nuestro propio cuerpo: así, honrar a la Pachamama implica comenzar por honrarnos en primera persona del singular, estando presente y con presencia en nuestro cotidiano. Hoy, no ayer ni mañana.

Obra de María Fernanda Mayka Martínez

Integra el sostén y la protección de la vida

Descubriremos más y mejor diferentes energías que nos atraviesan y vinculan con la tierra, con sus habitantes y con sus hábitats. Más que la madre, la propia vida: sin ella somos inconcebibles, y así, rendirle homenaje implica homenajear a nuestras madres y padres, a nuestros ancestr@s, al linaje del que procedemos, el que nos sostiene y al que sostenemos por generaciones.


Obra de Silvia Maza Fernández

Suma sinergias con elementos y elementales

Disfrutaremos de herramientas útiles y personales, desarrolladas y utilizadas de primera mano, ritos y prácticas sencillas para activar en nosotr@s y en los lugares que habitamos la energía de la chakana y conectar con fuerzas vitales que rodean y pueblan el planeta tierra en todas sus dimensiones. Desde el agradecimiento, nos permitiremos recordar, soñar, necesitar lo que necesitamos, pedirlo y recibirlo con alegría.

Estos son los 15 oradores y oradoras que van a compartir consejos y experiencias contigo 

Cristine Müller Takua

Christian Quispe

Silvia Maza Fernández

 María Fernanda Mayca Martínez

Ëlle Raphaëlle Ontanaya

Alejandra Méndez Scheleeje

Pat Milla de Hirt

Joel Antonio Pacaya Armas

Elise van der Heijden

Mar Soler Masgrau

Alejandra Rivera Raffo

Catalina Cabrera

Marcela Pantigozo

Sergio Rey Sun Han

Mayte A. Gerpe

¿CÓMO PUEDE CAMBIAR TU VIDA ESTA OFRENDA DE AGRADECIMIENTO A LA MADRE TIERRA UNIVERSAL?

  • Te replanteas tu idea de perfección y del activismo
  • Te conectas con quién realmente eres en tu cuerpo, en tus relaciones y en tu mundo
  • Sueltas la bronca, la amargura y la frustración de no ser suficiente y ser demasiado
  • Sientes que regresaste a casa y te relajas
  • Dejas de esconderte de l@s demás y de ti mism@ e iluminas
  • Descubres maneras diferentes de manejar tu compromiso con el planeta
  • Recuperas el control, elijes tu felicidad y confías en la vida
  • Aceptas que no estás sol@: somos much@s y somos uno
  • Activas tu intuición y tu capacidad de crear la vida que anhelas
  • Te conectas con lo qué necesitas y con lo que sientes, y lo comunicas en tu entorno


ESTE MATERIAL EXCEPCIONAL SERÁ TUYO EN ESTE ENCUENTRO:

Acceso en videos de las 15 charlas inspiracionales con las mejores herramientas para honrar a la Pachamama (disponibles para compradores de todos los planes de acceso): Tendrás acceso en un área privada a 15 conferencias de un alto valor con poderosas personas, pobladas por el Valle Sagrado y en sintonía con sus sueños. Podrás ver todas las sesiones desde dónde tu quieras, a tu conveniencia. Valorado en 75

Acceso a más de 10 horas de podcasts (disponibles para compradores de los planes Agradecimiento y Sostenibilidad): tendrás a tu disposición todas las charlas en mp3 para que puedas descargártelas y escucharlas sin internet dónde mejor te convenga: en tu teléfono, tablet, ordenado, reproductor de mp3... ¡cuando quieras, dónde quieras, el día que prefieras! Valorado en 30

Cruces de saberes (disponibles para compradores del plan Sostenibilidad): sesiones virtuales y círculos en directo con oradores y oradoras que participan en este encuentro para conocerles de primera mano y que contesten a todas tus preguntas. Valorado en 75

L@s orador@s  que participan en este encuentro están más que comprometid@s en darte sus mejores enseñanzas, estrategias y consejos para que empieces a transformar tu vida desde ahora mismo y te permitas brillar desde quién eres aquí y desde lo que haces ahora... ¡da igual dónde estés o qué experiencia tengas!

Durante el mes de julio puedes conseguir acceso ilimitado a todo este material por UNA DÉCIMA PARTE DE LO QUE VALE


¿Qué es lo que hace que este encuentro sea diferente?

En cualquier espacio

Para asistir a este encuentro global no tienes que desplazarte a ningún lugar específico: simplemente conecta a internet con tu PC, tu lap-top, tu tablet o tu smartphone. 

En cualquier tiempo

¿Tienes todo el día libre el 1 de agosto? ¿No tendrás ni un minuto disponible ese día? En ambos casos y en todos los intermedios, puedes sumarte a este encuentro porque tú eliges cuánto tiempo quieres para acceder al contenido del encuentro

100% utilizable

Las herramientas y ejercicios de este encuentro son sencillos para incorporarlos y obtener resultados eficaces y visibles desde cualquier lugar y en cualquier momento.

¿Qué es lo que ganas con una ofrenda de agradecimiento?

conectas con tu intuición y tu capacidad de crear

armonizas lo que piensas, haces y sientes en cada momento

comunicas en tu entorno cómo te sientes y qué necesitas

asumes la soberanía de tu propia vida

te conectas con la esencia de quién realmente eres

reconoces el ser completo y perfecto que eres

permites brillar tus bellezas y tus fortalezas en esta etapa de tu vida.

incorporas nuevas piezas claves para tu puzzle vital

conoces personas referentes y sus secretos para vivir con coherencia y en presencia a diario

potencias tu propia maestría vital para alcanzar al vida que anhelas

Permítete sentir en todos tus cuerpos tu conexión con lo que te rodea y contiene: la naturaleza de la que eres parte.

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS CRUCES DE SABERES EXCLUSIVOS de este encuentro virtual

  • BONO 1.  Círculos Virtual de Luna LlenaValorado en 18€ cada uno
  • BONO 2. Taller: Las huellas de nuestros partos y nacimientos por Mar Soler Masgrau.  Valorado en 25
  • BONO 3. Taller de linaje con María Fernanda Mayca Martínez. Valorado en 25

En este ENCUENTRO VIRTUAL puedes disfrutar de los mismos beneficios o más que en un encuentro presencial, y por una fracción del gasto que supondría asistir en persona.

SIN TENER QUE INVERTIR TANTO TIEMPO, DINERO Y ENERGÍA en organizar familia y trabajo para tu ausencia, comprar los billetes de avión u otro medio de transporte, reservar el alojamiento, buscar dónde comer, gestionar cansancio e imprevistos.

Preguntas frecuentes

Después de todo, ¿qué es en sí este encuentro de la Pachamama?

Entonces, ¿a dónde tengo que ir para asistir al encuentro?

¿A quién va dirigido este encuentro?

Bienllegada, bienllegado

Yo soy Mayte A. Gerpe, tu anfitriona en el encuentro de la Pachamama

Menstruante desde mis 11 años, menstruamante desde mi primer embarazo, a mis 34.
Madre de nuevo a mis 38, es entrando en climaterio, a mis 40, que entro también en mi camino de reconexión con lo sagrado femenino gracias a mi regreso al Valle Sagrado de los Incas, en Cusco, Perú.

Crezco y habito en el Valle durante 3 años, y desde entonces el Valle habita en mí, me atraviesa y me transforma.

Hoy, en mi España natal y recién cumplidos mis 50 años, me siento agradecida de mis 22 años de relación amorosa con el Perú, en particular con la región andina del Cusco, y decido rendirle homenaje al espacio tiempo que nos sostiene con este encuentro virtual, que se une a millones de ofrendas a la Pachamama del 1 de agosto. 

Sé que el Valle también puede transformarte a ti a través de este encuentro virtual.

Mi deseo es servir a quienes, como tú, buscan on-line información fiable, concreta y asimilable para liderar su camino hacia una vida plena y sostenible, desde quienes son y desde donde están ahora.